En su carrera de 74 internacionales para Gales, Jenny Davies estuvo en todos los puestos de la primera línea. Hoy, a los 38 años disfruta de su nueva como referí en ascenso en la Unión Galesa de Rugby. Tomó el silbato hace dos años tras colgar sus botas en 2015.

Habiendo primero probado con ser coach, Davies fue convencida de que probara el referato y encontró allí la adrenalina más semejante a la de ser jugadora.

“Antes de cualquier decisión, debo probar algo; probé con el silbato y me sorprendí cuanto lo disfruté," le comentó a World Rugby.

“Me sentí más involucrada que siendo entrenadora. Como referí, me sentí un poco como una jugadora, pero sin los dolores al día siguiente!"

 “Me da adrenalina y también me la contagian las jugadoras. Es bueno."

Disfrute

Davies tiene que agradecerle a Joy Neville, World Rugby Referee Award en 2017, y a Paul Adams, Gerente de Rendimiento de Referato de la WRU, por marcarle el camino.

“Mientras jugaba, trabajaba con Paul en el Bridgend College y me decía que al retirarme debía comenzar a referear porque se necesitan mas mujeres referís. Me dejó pensando..."

“Luego, en mi año final, jugamos con Irlanda un amistoso antes del Seis Naciones y la referí era Joy. Había jugado contra ella y la conocía. Le pregunté como le estaba yendo y me contó que le divertía mucho, que debía probarlo."

Davies nota que cada vez mas mujeres están probando a medida que van ganando confianza en un mundo percibido como masculino. Por eso, cuando se enteró del debut de Amy Perrett en el Súper Rugby, no la sorprendió.

Para ella, el género no es un tema, solo si eres bueno para el trabajo.

“Mis padres son granjeros en Breconshire; allí, todos ayudan. Manejo el tractor, hago la esquila y ayuda a alimentar el ganado cuando estoy allí."

“Por eso, cuando alguien dice que algo no se puede hacer por que es un trabajo masculino, mi actitud es: si ellos pueden, yo puedo."

“Antes, en un mundo dominado por los varones, las mujeres se ponían nerviosas; las actitudes están, por suerte, cambiando."

“La WRU trabajan para alentar a más mujeres; hablando con algunas chicas galesas el año pasado, varias se habían registrado y estaban contentas de haberlo hecho."

Cambio de rol

Pasar de jugadora a referí tuvo sus desafíos, pero Davies cree que el haber jugado en la primera línea le da un conocimiento en un área del juego en que sus colegas suelen tener dificultades.

“Hablando con referís, admitían que a veces no estaban seguros de a quien penalizar en la primera línea. Eso me enojaba como jugadora; trabajas muchos años para manejar el puesto y luego los referís te dicen que no tienen tan claro el tema."

"Yo le digo a las primeras líneas antes de un partido que yo jugaba allí. Me dicen 'ah, OK.'"

Davies dice que sus mejores recuerdos de jugadora son haber jugado en el Principality Stadium, ganar la Triple Corona con Gales y viajar por el mundo.

Hasta el momento, el mejor nivel que ha controlado es la División 2 del Norte de Gales, aunque tiene un brillante futuro.

"Estoy contenta y sigo aprendiendo, viendo adonde me lleva esto," insiste.

“Me dicen mis asesores de referato que no me doy cuenta cuan buena soy."

“Richard Morgan, mi principal asesor, me apoya mucha y me aconseja. Si tengo algún problema en un partido, as al que llamo en busca de consejos."

“Todavía me falta para que algunas cosas, como mi posicionamiento, me salgan naturalmente, que sea como con los mejores, algo instintivo."

“Intento ser la referí que me hubiera gustado controle los partidos que jugué."

PARA LEER: Babalwa Latsha, la primera profesional del rugby africano

Fotos: Omega Photography