La Federación Colombiana de Rugby recibió del Gobierno Nacional de Colombia un apoyo de 1.100 millones de pesos (cerca de 300 mil dólares) para el año 2020, dinero que será utilizado para el constante crecimiento de uno de los países de mayor avance en la región.

Esto se suma al casi millón de dólares que costó la renovación del campo de juego de Castilla, sede del rugby de Medellín, la ciudad del rugby en el rugby del país.

En 2019, el rugby femenino de Colombia se quedó con la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Lima y en 2020 se ganó el derecho de seguir en el camino hacia RWC 2021 al derrotar a Brasil.

El rugby masculino aspira a presentar una franquicia en la Súperliga Americana de Rugby de 2021.

“Es la mayor cifra histórica recibida por la Federación de parte del Ministerio del Deporte,” indicó el presidente de la Federación Colombiana de Rugby, Andrés Gómez.

“Recién firmamos un convenio de 558 millones de pesos para apoyar la gestión técnica y administrativa, que se suma al respaldo de trece deportistas del ciclo olímpico por todo el año, así como la contratación de dos entrenadores de alto rendimiento y uno de desarrollo. De igual manera, apoyará la creación y fortalecimiento de Centros de Desarrollo en distintas regiones de Colombia.”

Las regiones que tendrán Centros de Desarrollo del Rugby para 2021 serán Bogotá, Cúcuta, Pereira y la Costa Caribe (en sede por definir). En 2022 se sumará Cali.

Serán puntos de encuentro regionales, donde se trabajarán planes de mejoramiento de la destreza, físico – tácticos, y planes de mejoramiento a largo plazo, así como plantillas de evaluación y seguimiento individual.

En el plan de la Federación también se proyectan unos Centros de Captación y Detección en Riohacha, Barranquilla, Cartagena, Apartadó, Pereira, Cali, Bucaramanga y Cúcuta.

“Es de resaltar que en situaciones difíciles antes nos está apoyando más el Gobierno Nacional” subrayó el presidente de la Federación.

 

Renovación

El campo de juego de Castilla, el centro neurálgico del rugby en Medellín, la capital del rugby colombiano, recibió una inversión de aproximadamente un millón de dólares.

Se colocó una nueva carpeta reemplazando la anterior carpeta sintética que ya había llegado al fin de su vida útil. Además, se mejoraron las instalaciones adyacentes – oficinas, vestuarios, gimnasio.

“Castilla ya está listo para recibir al rugby cuando podamos volver a la actividad,” dice, orgulloso, Gómez.