Namibia no tuvo buenas experiencias en Rugby World Cup entre 1999 y 2015, no pudiendo mostrar su potencial y recibiendo scores demasiados amplios en sus 15 encuentros previos a su quinta aparición mundialista en Inglaterra.

Todo indicaba que en su partido número 18 finalmente se rompería ese maleficio, al enfrentar a Georgia, en Sandy Park, el 7 de octubre de 2015. Cayeron por 17 a 16, sumando su primer punto en una Rugby World Cup.

EL PARTIDO COMPLETO SE PUEDE VER ESTE DOMINGO, A LAS 16:00 BST, EN LA PÁGINA OFICIAL DE FACEBOOK DE RUGBY WORLD CUP Y EL CANAL DE WORLD RUGBY EN YOUTUBE.

Enfocándose en la importancia del fuego para la cultura africana, el reconocido sicólogo deportivo Henning Gericke se sumó para instalar en los Welwitschias un nueva sensación de confianza y unidad para enfrentar a un equipo seis lugares más arriba en el World Rugby Men’s Rankings.

“Los preparativos para el partido con Georgia fueron normales desde lo deportivo, pero le pusimos mas énfasis al tema sicológico," cuenta el entrenador de Namibia Phil Davies.

“Fuego, en África, representa un enorme símbolo de unidad; la gente se reúne frente al fuego para hablar y compartir historias. Hicimos que fuera algo personal para los jugadores, que entendieran lo que significaba representar a Namibia y sus familias."

“Hablamos sobre encender la llama del rendimiento, sobre lo que nos iba a encender para ese tackle, quien iba a hacer algo que nos ayude a ganar."

Mentalizados

Muchos esperaban que Namibia fuera el equipo más accesible del Grupo C, pero mostró buen juego en sus anteriores dos derrotas ante el eventual campeón del mundo Nueva Zelanda 58 a 14 y ante Tonga por 35 a 21.

“Jugamos bien con Tonga y anotamos varios puntos, pero no quedamos conformes," recuerda Davies.

“Creo que muchos de los chicos pensaron que era un partido que se podía ganar, sin entender lo que se necesita desde lo físico y mental para ganarle a los tonganos."

“Por eso, ante de Georgia, teníamos que meternos en la cabeza de los jugadores."

Ahí surgió Gericke, apodado ‘Head Doctor’ cuando estuvo con los Springboks campeones en RWF 2007.

Gericke, capaz de correr la milla en menos de cuatro minutos diez veces en los 80s, hizo que el plantel de Namibia visualice lo bueno que podía ser, usando técnicas que habían ayudado a los Springboks y en otros deportes.

“Consiguió sacar el factor X en los jugadores; una gran persona y sobresaliente sicólogo," dijo Davies

Final loco

Gericke le llegó a los jugadores ya que se fueron al descanso liderando 6 a 0 aún habiendo perdido a su capitán y líder Jacques Burger a los 10 minutos del partido.

“Justo antes del entretiempo, mientras bajaba del box al vestuario, hubo seis o siete scrums y el referí George Clancy terminó mandando a nuestros dos pilares Raoul Larsen y Johannes Coetzee, al sin-bin."

“Fue un final loco del primer tiempo."

"Cuando finalmente fuimos al vestuario, el equipo estaba de buen animo, estaba arriba y era algo que no había pasado antes."

Consciente del dominante scrum de Georgia, Davies le pidió al equipo que intente jugar más ancho para evitar a sus rivales más físicos y sumar más a los dos penales de Theuns Kotze.

No obstante, con 13 jugadores al recomenzar el partido, Georgia apoyó dos rápidos tries para ponerse 14 a 6 y poder soportar el renacer de Namibia y quedarse con el triunfo por la mínima diferencia.

Mostrando la resistencia mental que Gericke les había instalado, Namibia se quedó en el juego y Kotze llevó a 16 su total de puntos en el encuentro. El equipo siguió intentando empujar a Georgia pero no pudo cruzar la línea de try.

“Jugamos bien el segundo tiempo, pero creo que, en definitiva, esos scrums antes del entretiempo nos costaron caro en cuanto a la energía puesta," explicó Davies.

“Fue una lástima no poder ganar ese día, pero no fue por culpa de los jugadores, fue un gran partido."

“Sorprendimos bastante a Georgia porque eran los claros favoritos. Nuestros jugadores quedaron muy orgullosos de su desempeño."

Hitos históricos

Habiendo terminado su rol con Namibia después de dos participaciones en RWC, la satisfacción de Davies respecto a su tiempo con el equipo se contrapone con la tristeza que con su equipo no pudieron terminar lo planificado en Japón debido al Tifón Hagibis.

“Teníamos tres hitos históricos en ese camino de cuatro años," explica.

“Ese contra Georgia fue el primero; luego el haber pasado por la Africa Cup invictos durante cuatro años, terminando en Japón con los tres tries ante Italia y los primeros 36 minutos ante Nueva Zelanda en que solo estuvimos a un punto de diferencia."

“Es una lástima para el equipo y el país que no hayamos podido ganar el último partido del grupo con Canadá porque sentíamos que teníamos una chance clara de ser competitivos y conseguir el resultado deseado."

Con la actual cuarentena global, habrá que esperar para volver a ver la entrega y el fuego de las actuaciones de Namibia.