Inglaterra regresó al tope del World Rugby Men’s Rankings por primera vez en más de quince años - y pasó a la final de Rugby World Cup 2019 - tras un fabuloso triunfo por 19 a 7 ante Nueva Zelanda en el International Stadium Yokohama.

Nadie había previsto un triunfo así, aún cuando Inglaterra venía de derrotar a Australia por un impactante 40 a 16 en cuartos de final.

Enfrente había tenido a un Nueva Zelanda que, habiendo ganado dos mundiales consecutivos llegaba con 18 triunfos consecutivos en el torneo; su última derrota había sido frente a Francia en cuartos de final de RWC 2007.

EL PARTIDO ENTERO ESTARÁ DISPONIBLE EN LA PÁGINA OFICIAL DE FACEBOOK DE RUGBY WORLD CUP Y EN EL CANAL DE WORLD RUGBY EN YOUTUBE A LAS 16:00 BST DEL DOMINGO

Itoje sobresaliente

Firme en su dominio por el territorio y la posesión gracias al enorme trabajo de sus delanteros, Inglaterra tuvo en Mano Itoje el mejor jugador del partido y se fue al descanso liderando 10 a 0.

Si bien podrían haber cerrado el partido, un equipo como el neozelandés nunca da respiros - como había sucedido un año antes cuanto los All Blacks se recuperaron de una desventaja de quince puntos.

El comienzo fue alentador, con Manu Tuilagi rompiendo la defensa y apoyando en el segundo minuto, el try más rápido contra los All Blacks en la historia del torneo. Owen Farrel convirtió. Dos veces posibles tries de Ben Youngs y Sam Underhill no fueron tras el análisis del TMO.

George Ford aportó un penal desde larga distancia sobre el fin del primer tiempo y, a pesar del domingo, los muchos ingleses entre los 68.843 espectadores sabían que no era suficiente.

Fue la segunda vez que Nueva Zelanda no había anotado puntos en el primer tiempo de un partido de Rugby World Cup, la anterior ante Australia en 1991. Todos esperaban una pronta respuesta.

Rápidamente, Ford estiró a trece la diferencia con su segundo penal pero Ardie Savea aprovechó un line mal tirado para poner a su equipo en partido.

Ahí surgió la magnifica defensa inglesa, frenando todo ataque negro. La desesperación empezó a hacer mella en el defensor del título y Ford aprovechó las indisciplinas para aportar seis puntos más.

Una semana más

"Lo que conseguimos es seguir una semana más en el torneo, algo fantástico. Creo que nuestra disciplina táctica fue fabulosa, nuestro trabajo defensivo también y cuando tuvimos oportunidades para atacar, lo hicimos bien," dijo el entrenador inglés Eddie Jones.

"Estamos ahora en muerte súbita. Tenemos una semana más para disfrutar como equipo. Nuestros jugadores se habían comprometido a disfrutar la Copa del Mundo y eso estamos logrando."

"Cuando juegas con Nueva Zelanda, nunca quedas conforme. Puede que los venzas en el tanteador, pero nunca los derrotas. Seguían atacándonos pero encontramos fortaleza interna y seguimos fuertes."

Steve Hansen, rival de Jones, fue magnánimo en la derrota. "Felicito a Inglaterra, merecieron ganar. Tuvimos dos muy buenos equipos frente a frente en un partido disputado."

“Debemos aceptar la derrota aquí y en casa."

Inglaterra no pudo repetir la actuación de semifinales ante Sudáfrica, cayendo 32 a 12 en un partido en el que fueron bien superados. Los All Blacks se despidieron del torneo con el tercer puesto tras derrota a Gales por 40 a 17.