Si bien comenzaron Rugby World Cup Sevens 2005 veinticuatro equipos, cuando el torneo llegó a su partido 81, quedaban dos naciones, Fiji y Nueva Zelanda, frente a la chance de quedarse con la Melrose Cup.

Hong Kong, la casa espiritual del rugby internacionales por tantos años, era la sede perfecta para el encuentro entre todos titanes que llegaban a la final de manera invicta.

No había sido sencillo para Fiji que debió derrotar a Argentina en cuartos de final con un try en muerte súbita por quien otro que Waisale Serevi; eventualmente, le quitaron también la posibilidad a Inglaterra de ser poseedor de los títulos en quince y seven al mismo tiempo.

Serevi, el ‘Rey del Seven’, mostró su gran nivel nuevamente, junto al Apolosi Satala, en la final, ante unos neozelandeses que no pudieron evitar que los fijianos se quedaran por segunda vez con el ansiado trofeo.

Algunas de las habilidades de Serevi - y como fabricó su try en el primer tiempo - merecen ser vistas; por suerte, los simpatizantes podrán disfrutar del triunfo por 29 a 19 en vivo por streaming este miércoles a las 20:00 BST a través de la página oficial de World Rugby Sevens y el canal oficial de YouTube de World Rugby.

No se pierdan la oportunidad de revivir como Fiji obtuvo el título mundial por última vez en 1997, y la magia y visión del miembro del World Rugby Hall of Fame Serevi.

“Hong Kong es mi segunda casa, donde comencé en el rugby; viajando hacia Hong Kong tuve una visión: a mi hijo levantando la Melrose Cup. Le había dicho a mi familia que se quede en casa y lo vieran por televisión, pero llamé y dije 'tienen que venir - tuve un presentimiento en el avión; a Junior levantando la Copa del Mundo. Eso no sucederá si no vienen.' Y vinieron," recordó Serevi.

“En la semifinal con la Inglaterra de Ben Gollings, fuimos a muerte súbita y pude anotar el try ganador en la bandera, lo que nos dio el pasaje a la final con Nueva Zelanda."

“Antes de salir, le hablé al equipo, con muchos veteranos, en el túnel. Les dije que era nuestra gran oportunidad de hacer algo para Fiji, que seguramente fuera la última vez que juguemos juntos y que no teníamos que desaprovechar el momento. Les pedí: 'lo que sea que tengan en el tanque, úsenlo. Entreguen todo.'"

Empezamos bien y seguimos aplicando presión y así ganamos la final. Fue una gran final porque los muchachos sabían que era nuestro último partido juntos. Al ganar, fui a buscar a Junior y él levanto la Melrose Cup."

“La Rugby World Cup Sevens es muy especial para mí. Ganar en Hong Kong dos veces es un bonus."