El Sudamericano 4 Naciones que coronó a Argentina XV como campeón, tuvo varios hechos relevantes que fueron celebrados en la región.

El regreso ordenado a la actividad permitió al rugby en Sudamérica ver la luz al final del túnel del COVID-19.

Esto requirió de la responsabilidad de los equipos participantes, que entendieron la necesidad de respetar sus burbujas sanitarias y los protocolos dictados por el gobierno uruguayo, Sudamérica Rugby y la Unión de Rugby del Uruguay.

Habiéndose determinado que el torneo tendría como prioridad el regreso del juego y el bienestar y seguridad del jugador, los partidos no pusieron en juego puntos del ranking y se permitieron tres reemplazos más que los habituales y un sistema de cambios rotativos.

Lo más transcendente fue qué, persiguiendo distintos objetivos, los entrenadores de Argentina XV, Brasil XV, Chile XV y el local Uruguay XV se permitieron darle oportunidades a un nivel superior a jugadores jóvenes.

Los argentinos tuvieron doce jugadores menores de 21 años, incluyendo varios como el capitán de Argentina M20 en el World Rugby Championship del año pasado Juan Pablo Castro y sus compañeros Francisco Minervino y Estanislao Carullo en la primera línea, el segunda línea Ramiro Tallone, los tercera líneas Juan Cruz Pérez Rachel y Bautista Pedemonte, el medioscrum Joaquín Pellandini y el wing Mateo Carreras.

Una de las figuras del equipo campeón fue el hooker Ignacio Ruiz, de 19 años, autor de cinco tries.

Daniel Hourcade, Gerente de Alto Rendimiento de SAR, analizó la juventud de los planteles.

“Hubo muchas sorpresas muy buenas y esto marca que el alto rendimiento está siendo atacado en las cuatro uniones desde antes y los jugadores están listos para un seleccionado a menor edad,” comenzó diciendo.

Hablando del equipo Argentina, Hourcade destacó a “Ruiz, que fue uno de los mejores, junto con Pellandini, entre tantos otros que se destacaron.”

El equipo tuvo como líder a Javier Ortega Desio, que estuvo con Los Pumas en los últimos dos mundiales, otros que llamaron la atención fueron el jugador del seven Matías Osacdzuk y el ex Pumita Franco Molina quien, desde la segunda línea, viene mejorando año a año.

El equipo que finalizó en segundo puesto también mostró juventud en sus filas. Con la conducción de los terceras línea Ignacio Silva y el capitán Martín Sigren (en el centro de la foto principal), la mitad del plantel tenía 23 o menos años. Entre los destacados, según Hourcade, estuvieron “Santiago Pedrero, de 19 años, es un segunda línea de gran futuro. Los mellizos Clemente y Domingo Saavedra (en la foto, con balón en mano) fueron ball carriers como pocos en el torneo. Los hermanos Garafulic, Nicolás el tercera línea de 22, y Matías, wing de 20, también jugaron muy bien. Otro que me gustó fue Videla, un centro y pateador de 22 años.”

 

También hubo mención para “el pilar suplente Salvador Luaces que tiene 20 años y todo por crecer.”

Por el lado de los uruguayos, si había temor de quien tomaría el rol que hacía el ahora ex capitán Juan Manuel Gaminara, “apareció Lucas Bianchi que más que cubre la baja de ‘Garrafa’,” según dijo Hourcade. De 19 años, Bianchi debería haber jugado el World Rugby Trophy en España este año y es uno de catorce jugadores menores de 21 años en el plantel de Esteban Meneses.

Otros que llamaron la atención del ex entrenador de Los Pumas fueron el fullback José Iruleguy – “un distinto,” el wing Juan Manuel Alonso, y Santiago Civetta quien con solo 22 años tiene ya un Mundial encima.

“El equipo que entró jugando contra Argentina eran todos jóvenes y les costó, pero eran claros los objetivos de los entrenadores.”

Si bien el jugador más destacado de los brasileros fue el octavo André Arruda, de 31 años, para Hourcade, “el futuro de Brasil es muy promisorio. Me gustaron mucho Adrio Luiz de Melo (tercera línea) y Gabriel Souza Oliveira (segunda línea), ambos de 19 años. El apertura Lucas Spago tiene 20 años.”

“Creo que el entrenador Fernando Portugal tiene mucha gente nueva y buenas lecciones para que pueda ver qué necesita desarrollar.”

Para finalizar, Hourcade entiende que el torneo fue exitoso para cada uno de los equipos.

“Todos se fueron con los objetivos cumplidos. Lo que hablé con los entrenadores, estaban todos contentos con varios de los objetivos que se habían planteado, y cada equipo tuvo distintos, y el poder sacar conclusiones interesantes para el futuro.”

PARA LEER: Argentina fue campeón del Sudamericano 4 Naciones