Ganar una medalla frente a su propio público es el objetivo de todos los atletas japoneses en los Juegos Olímpicos de Tokio. El entrenador de sevens Kensuke Iwabuchi, además espera que los Juegos dejen una cultura de sevens en el país.

A un año exacto del comienzo del torneo de seven masculino en Tokio 2020, pospuesto por la pandemia del COVID-19. El 29 de julio de 2021, las mujeres también comenzarán su torneo en el Tokio Stadium.

Iwabuchi, también Presidente de la Japan Rugby Football Union (JRFU), confía en que el rugby a siete acompañe al crecimiento que ha tenido el rugby a quince.

“Los Juegos son el objetivo del equipo y quiero que nuestros jugadores ganen un medalla," dice.

Japón sorprendió con su cuarto puesto en Río 2016. Iwabuchi estuvo en Río como manager. Recuerda la frustración de no haber obtenido una medalla. Lo que remarca es la importancia de reforzar los equipos nacionales a mediano y largo plazo.

“Los Juegos no terminan en Tokio; siguen después de este evento. Desde la JRFU debemos mejorar el ámbito para el rugby seven y los Juegos debe tener impacto para que podamos tener más jugadores que elijan el sevens."

Basado en el rugby de quince, el ámbito de desarrollo del jugador japonés es del rugby de quince. Si bien hay jugadores enfocados en el sevens, todos pertenecen al Top League y solo participan del equipo gracias a la cooperación del equipo, algo que Iwabuchi agradece pero dice que “debemos mejorar la situación para evitar que los jugadores tengan que tomar junto a sus clubes una difícil decisión

Mostrando el sevens

Rugby World Cup 2019 generó un cambio en como el mercado domestico ve el rugby. Llegando por primera vez a cuartos de final, la actuación de Japón generó lo que se llaman nuevos simpatizantes “Niwaka” en un torneo con más de 1,7 millones de espectadores. El partido contra Escocia tuvo picos de rating de 53,7%.

Ese envión se notó en la temporada 2019-20 Top League, que comenzó en enero y tuvo un promedio de 11.366 espectadores, el doble que la temporada anterior. Tras seis ronda, debió suspenderse por la pandemia, cuando el interés crecía. Toyota v Panasonic, en el Toyota Stadium tuvo un record de la liga de 37.050 espectadores.

El crecimiento se dio en las cantidades de jugadores registrados en la JRFU. Para marzo de 2020, hubo 2.800 nuevos jugadores de entre seis y doce años en comparación con el mismo  mes del 2019. Se considera que se sumaron tras RWC 2019.

“Rugby World Cup 2019 fue un gran impacto, lo que nos permitió compartir la experiencia del rugby," dijo Iwabuchi al admitir el poder de RWC. Poder ahora presentar a mucho gente el atractivo del sevens ayudará a establecer el rugby en la sociedad japonesa.

El HSBC World Rugby Sevens Series le ha permitido a Japón mejorar, más allá de descender y ascender constantemente. No ha habido muchas ocasiones para que el público vea sevens en el país ya que no hay un circuito domésticos masculino, solo algunos torneos.

Lanzada en 2014, la Asics Cup High School Sevens Rugby permitió que el equipo juvenil obtuviera el bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2018, además de ganar el oro en los Juegos Universitarios, en Italia en 2019. El equipo femenino, las Sakura Sevens, han ganado los últimos cinco Asian Rugby Women’s Sevens Series, tras el primer Taiyo Seimei Women’s Sevens Series en 2014.

“Al acercarse los Juegos de Tokio, queremos el apoyo de los equipos y mejorar el ámbito del sevens. Si no lo hacemos ahora, será muy difícil lograr algo grande en los Juegos," cerró Iwabuchi.

La popularidad femenina

Para la entrenadora de las mujeres Hitoshi Inada, el objetivo es poder establecer mejor el rugby femenino de seven gracias a los Juegos de Tokio.

“El Mundial en el país fue un gran momento, que acercó a muchos niños al rugby, pero no tanto al rugby femenino," explica Inada.

Para marzo, de los 22.000 jugadores entre seis y doce años, solo el 10% eran niñas.

“Con la actuación de las Sakura Sevens en Tokio, confiamos que mas mujeres vean que el rugby femenino está bueno, y que quieran jugarlo. Los Juegos serán una gran medida para establecer el rugby femenino."

“En los Juegos Olímpicos están los que aspiran a ser los mejores. Creo que podremos aprovechar para difundir el rugby femenino y mejorar nuestro valor como deporte con un buen resultado."

Inada sabe que el rugby es atractivo y tiene atractivos de diversión y habilidades distintas al 15. "Espero que Tokio sea una oportunidad para que la gente descubra el rugby sevens y este crezca."

Desde fin de junio, los varones han estado trabajando en pequeños grupos y el objetivo era una reunión grupal el 25 de julio. Las mujeres comenzarán gradualmente sus actividades en agosto.

PARA LEER: Falta un año: Pensando en Tokio 2020 >>