Fue un partido que tuvo todo. Salvo tries.

Con la presencia de quien se convirtió en la primera súper-estrella global del rugby, el gran Jonah Lomu, una previa con controversia y el regreso triunfal de Sudáfrica en un momento de renacimiento como país, con el liderazgo del inspirador Nelson Mandela. Con esto, no sorprende que la final de Rugby World Cup 1995 trasciendo el deporte y haya llegado a ser un filme de enorme taquilla en Hollywood: Invictus.

La buena noticia para los fanáticos del rugby es que podremos volver el tiempo atrás y este sábado disfrutar como todo vuelve a suceder, con el partido completo en vivo por nuestro servicio de streaming oficial a través de la página de Facebook de Rugby World Cup y el canal de World Rugby en YouTube, con blog en vivo y comentarios de quienes estuvieron allí ese inolvidable día.

Como frenar a Lomu

La clave del encuentro era como frenar a Lomu y la forma que Sudáfrica lo logró fue negándole el balón a los All Blacks y no dándole espacio al wing cuando este tomaba posesión.

“En la semana previa, analizamos los partidos de Nueva Zelanda en el torneo para ver como jugarle a este gigante," recuerda el apertura Joel Stransky, autor del drop que valió el título.

“La influencia de Lomu era tan que cambiamos nuestro estilo de juego para contrarrestar su presencia; por suerte funcionó."

Andrew Mehrtens aportó dos penales en el comienzo del primer tiempo pero dos penales y un drop de Joel Stransky le permitieron a Sudáfrica irse al descanso al frente por 9 a 6.

Un repleto Ellis Park sentía la enorme tensión; el segundo tiempo fue tan ajustado como el primero y los únicos puntos fueron un drop de Mehrtens en el minuto 55. Sobre el final de ese segundo tiempo el apertura neozelandés intentó un drop que salió desviado por la derecha, enviando a ambos equipo, por primera vez a la extensión del partido.

Mehrtens aportó un penal para que Nueva Zelanda vuelva al frente por tercera vez. Los campeones de 1987 parecían estar en ascenso.

No obstante, ya no había lógica en un partido increíble. Stransky empató con otro penal y fue responsable del golpe mortal a siete minutos del final del segundo tiempo extra, con un drop desde treinta metros.

Ayuda externa

“Fue un partido fenomenal. Podríamos haberlo ganado o perdido en el cierre del partido regular; no se dio y tuvimos que jugar dos tiempos extra de quince minutos," recuerda el capitán campeón Francois Pienaar.

“Jugar en casa fue ciertamente una ventaja. El apoyo del público fue impresionante y nos empujó un poco más en un partido como este."

Mandela le entregó la Webb Ellis Cup a Pienaar vestido con la misma casaca número 6 del capitán, una foto que simbolizó la nueva unidad de Sudáfrica y generó enorme interés en todo el mundo.

El último clásico del fin de semana de Rugby World Cup será:

  •  Domingo 26 de abril – RWC 1995 – Escocia v Samoa, 16:00 BST